12:456

por Limón Caduco

Sabes lo que ocurre. Eso me asusta. Tengo el cigarro en la boca y el poema en la nuca del ahora. Acecho las esquinas por miedo a morir de amplitud. Los vértices no entienden de ausencias y las ausencias se mascan en pretérito; presentes. Agacho mis ojos al sol de tu lunar en el pecho, que me trae, que me agarra, que me espera. Paseo el día con la magnitud de lo inexistente, con el pie suponiendo. Pero todo lo que ocurre ocurre sin permiso del ocurrir, como dibujándose en su propia falta, y con beso en la boca como de regalo. Te quiero comer las tetas, pero con dulzura, pero con-tigo, pero los enemigos me acarician el cuello y hace tiempo que asombro a las casualidades. Esta es mi candidatura a tu vientre. Esta es mi guillotina inversa con tendencia a la erección (sólo si estás). Esta es mi montaña de playas vacías en aquellos párpados de capricho estético (!). Y nada más. Sí, algo más: Mi polla entra en ti con la misma irreverencia que mata a los ciervos y que asusta a los malos. Nos gusta tanto que seguimos con ello…

Anuncios